Habitación compartida en un espacio reducido

habitacion-compartida-espacio-reducido

Hace ya unos meses que conseguimos montar la habitación compartida de las peques en el cuarto que está justo al lado de la habitación de matrimonio (o “la habitación de todos”) como es comúnmente conocida en casa por el trajín que hay cada noche.

La habitación que ahora comparten ha pasado por multitud de fases, desde habitación cambiador cuando Martina era un bebé hasta cuarto de juegos cuando creció un poco, pero en septiembre nos planteamos que la compartieran y que comenzaran a dormir en ella, al menos al comienzo de la noche.

La habitación no es muy grande, es más, es tirando a diminuta, y encontrar la fórmula para que durmieran las dos en ella nos llevó más tiempo del que pensábamos. Primero pensamos en una litera, pero para ponerla taparíamos o la ventana, o la librería empotrada. Lo de la cama nido tampoco nos convencía, así que volvimos a la idea de las dos camas.

Pero encontrar unas camas que se adaptaran a ella tampoco fue tarea fácil, especialmente porque todas las que veíamos medían demasiado de ancho y no dejaban apenas espacio entre las dos para pasar. Por suerte encontramos el modelo de  Sniglar de Ikea que mide 70cm de ancho y que nos cabe perfectamente. Es lo suficientemente amplia para que las niñas duerman (de momento!) y deja un espacio entre medias más que aceptable para pasar.

En ese espacio tuvimos un taburete durante unos meses, hasta que encontré una mesilla de mimbre en wallapop con las medidas perfectas y a un precio de risa. Libros, una plantita para darle color a la habitación, y un par de lamparitas hicieron el resto, y la verdad es que me encanta el resultado sencillo y cálido que aporta a la habitación.

habitacion-compartida-espacio-reducido habitacion-compartida-espacio-reducido

Para terminar de rematar, pusimos una alfombra de lana trenzada que es perfecta para todas las estaciones y que utilizan para vestirse por las mañanas para ir al cole y que cuadra perfecto con lo que necesitábamos.

La encontré en Sukhi, una empresa de comercio justo que fabrica sus alfombras de manera artesanal en talleres de La India, y que apuesta por la calidad en sus productos. Nuestro modelo es esta alfombra artesanal, en las medidas de 80×100, perfecta para levantarse de la cama y poner los pies en un sitio mullido y suave.

habitacion-compartida-espacio-reducido habitacion-compartida-espacio-reducido

Todavía quedan muchos detalles que poner, encontrar una solución de almacenaje para un rinconcito que tienen, colgar un estante, poner algún cuadro… pero ya tienen su habitación y en él están viviendo momentos muy cómplices que les acompañarán siempre, aunque a mitad de la noche vuelvan a la habitación familiar! 😉

¡Feliz miércoles!

7 Comments