Creando recuerdos cuando se caen los dientes de leche

DSC_1432

Hace ya un tiempo que cayó el primer diente de leche de Martina y me hizo casi más ilusión a mi que a ella. Para mi la vida son pequeños detalles y recuerdos y estos momentos son una ocasión única para que se queden en la memoria y que de mayores se acuerden perfectamente de qué pasaba cuando venía el Ratón Pérez a casa.

A raíz de su primera caída de diente descubrí un montón de productos e ideas relacionadas y las recopilé en un post que podéis leer aquí, pero el post de hoy no va de ideas si no de las tradiciones que hemos adoptado en este tiempo cada vez que se ha caía un nuevo diente de leche.

A mi de pequeña siempre me dejaban monedas debajo de la almohada, pero el último diente de leche que se me cayó fue especial y a la mañana siguiente tenía los hermanos mellizos de la Chabel! venían en un pupitre, con una pizarra y un caballito de juguete, y aún me acuerdo lo mucho que me gustaba jugar con ellos y la ilusión que me hizo.

Por eso, aunque lo típico es que el Ratón Pérez deje monedas, al recordar ese momento de mi vida decidí que por cada diente de leche que cayera, el Ratón dejaría un muñeco ratoncito o ratoncita de la colección de Maileg para que fuera un recuerdo para siempre.

DSC_1426 DSC_1427 DSC_1434 DSC_1438 DSC_1441 DSC_1447

Esta decisión no fue muy premeditada porque lo cierto es que el día que a Martina se le cayó su primer diente de leche, era domingo, y además por la tarde celebrábamos el segundo cumple de Julieta y teníamos evento familiar. Con tan poco tiempo no tuvimos oportunidad de comprarle algo para esa noche, pero me acordé de que hacía tiempo había comprado esta ratoncita bailarina para regalársela, y se había quedado olvidada envuelta y todo, así que el regalo ya estaba resuelto!

A Martina le hizo la misma ilusión que me hizo a mi recibir los hermanos mellizos de Chabel,  y fue ahí cuando tuve claro que haríamos una colección de estos muñecos tan bonitos, cuidados y llenos de detalles.

Tenemos varias anécdotas en este tiempo y es que inevitablemente, Martina va poco a poco perdiendo esa ilusión y fe ciega en los personajes mágicos, y alguna vez me ha preguntado si había sido yo la que compraba los ratoncitos o si había escrito la nota de agradecimiento que había dejado el Ratón.

Me da muchísima pena que pierda esta parte de magia y cuando hace estas preguntas ni confirmo ni desmiento, simplemente le pregunto – ¿Tú qué crees? y ella siempre encuentra la manera de darse una respuesta a sí misma que le haga seguir creyendo como que es imposible escribir una letra tan pequeña, o que esos ratoncitos sólo los fabrica el Ratón Pérez 😉

Hace unos meses hice un pedido en Blaubloom de varios modelos de Maileg, para que no me pille por sorpresa de nuevo, y la semana pasada recibió el hada ratoncita, pero me muero de ganas porque se le sigan cayendo para darle el resto, en especial la caja de “La princesa y el guisante” habéis visto qué detalles?

DSC_1468 DSC_1475 DSC_1476 DSC_1479 DSC_1480 DSC_1482

Además de ser distribuidores de Maileg, Blaubloom es una tienda de decoración online con un montón de productos preciosos y durante todo el mes de julio está con super descuentos, así que os recomiendo que os paséis a echar un vistazo 🙂

¿A vosotros también os dejaba dinero el Ratón Pérez? ¿Habéis seguido con esta tradición de las monedas o habéis adoptado otra con vuestros hijos?

8 Comments